Cada brebaje tiene una historia,
la nuestra comienza con Andres Blest

En Chile, la cerveza tiene su cuna en Valparaíso a comienzos del siglo XIX a manos del inmigrante irlandés Andrés Blest. Este emprendedor funda la primera cervecería nacional en 1825 cerca de lo que hoy es la plaza Aníbal Pinto y trae consigo las clásicas recetas cerveceras del viejo continente que Casa Cervecera Altamira busca rescatar del olvido a través de todas sus variedades.

Valparaíso, ciudad pionera por excelencia, nos entrega la vida de hombres y mujeres que marcaron la historia nacional.

En sus rincones más impensados se recoge la historia que nos forjó como nación.

En plena Quebrada Elías se guarda la historia de un inmigrante irlandés que fue un impulsor del desarrollo de un incipiente Valparaíso a inicios del siglo XIX.

Andrés Blest tiene un puesto en la historia por la diversidad de contribuciones, pero sin duda alguna fue la introducción de la cerveza a Chile un aporte de consideraciones a la industria nacional hasta nuestros días.

A días de haber llegado al viejo puerto de Valparaíso da cuenta de la inexistencia de la cerveza y con el alma emprendedora que caracterizó a los inmigrantes, decide comenzar a  embotellar su propia cerveza en una  fábrica ubicada cerca de .

Andrés Blest vive en el recuerdo, en nuestra Sala Histórica, su vida y su obra se unen a la historia y genealogía de la cerveza.

El sabor de nuestra cerveza está fermentado de historia, ven a conocerla en Casa Cervecera Altamira.

Realizar reserva restaurant